Alianza Federalista: necesaria la transparencia y certidumbre en administración de vacunas contra COVID-19

Pronunciarnos por el luto y la pérdida de más de 100 mil mexicanos nos
es especialmente doloroso. No es fácil dirigirnos a la ciudadanía con este
tema sin que se inmiscuyan voces ajenas en busca de deslegitimar un
sentimiento genuino y la mejor de las intenciones. Por ello y por el respeto
que se merecen esas 100 mil familias, seremos concisos en nuestro
planteamiento.
Con la inminente fase de aprobación de diversas vacunas contra el COVID19, se arrojan luces de esperanza y optimismo; sin embargo, se suma
también una nueva preocupación por los convenios donde se comprometen
50 millones de dosis, pues no hay detalles ni claridad al respecto.
Los gobernadores de la Alianza Federalista hacemos un llamado al
gobierno federal para exigir que el tratamiento sobre la compra de
vacunas contra COVID-19 sea transparente y público, pues el actual costo
humano, social y económico reclama una urgente revisión de las
circunstancias.
Es indispensable que el gobierno federal haga públicos los compromisos
que asumió con la compra de vacunas y lo referente a su
almacenamiento, distribución y aplicación, así como de los recursos
empleados y proyectados a futuro. Que no gane de nuevo la
discrecionalidad y la toma de decisiones unilaterales y arbitrarias.
Necesitamos que la ciudadanía conozca a fondo los contratos establecidos;
el costo unitario de las vacunas y cantidad total de las dosis; características
de los insumos; cuáles son las farmacéuticas y laboratorios involucrados en
los procesos; fecha estimada de entrega a partir de sus respectivas
autorizaciones internacionales y fecha inmediata en que la Cofepris reciba
los documentos para su análisis y autorización.
21 de noviembre de 2020
También es necesario que sea de carácter público el plan de vacunación; los
mecanismos de prelación para beneficiarios y el alcance real de la estrategia
en términos de inmunidad.
A su vez, urgimos la instauración de una Comisión Independiente que
vigile cada proceso y, en caso de ser necesario, se encargue de despejar
dudas y controversias.
El gobierno federal y los gobiernos de las entidades federativas deberán de
coordinar sus esfuerzos para que la aplicación de las vacunas atienda a las
necesidades reales y totales de la población.
Todos estos puntos y exigencias no están concebidos con un afán político,
sino con una preocupación genuina por el porvenir de los mexicanos. No
hay mezquindad posible ante una problemática que acecha a cada
hogar de México. Es tiempo de integrarnos y de trabajar pensando en las
circunstancias específicas de las regiones. No es posible atender de manera
unilateral, sin planeación, en opacidad y en incertidumbre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *