Violencia en Tamaulipas: el Ejército mexicano abatió a cinco delincuentes en un narcocampamento cerca de la frontera con Texas

El enfrentamiento se produjo el pasado viernes, días después de que fueran localizados los cuerpos de nueve hombres, algunos de ellos baleados y mutilados, en un camino vecinal cerca de Texas

El Ejército mexicano abatió a cinco civiles armados en un improvisado narco-campamento ubicado a 6 kilómetros de la frontera con Texas, en el municipio de Miguel Alemán, Tamaulipas.

El enfrentamiento se produjo el pasado viernes, días después de que fueran localizados los cuerpos de nueve hombres, algunos de ellos baleados y mutilados, en un camino vecinal cerca de Texas, en un pequeño puente que se encuentra a la salida del municipio Miguel Alemán.

El último tiroteo tuvo lugar esta semana en una zona rural al sur de Miguel Alemán. Los soldados estaban patrullando cuando vieron huellas de vehículos que no suelen dejar los lugareños.

La fuerza militar, compuesta por tres camiones con aproximadamente 20 elementos, siguió las vías y se acercó a lo que parecía ser una casa abandonada.

Según su versión, un grupo de hombres armados que estaban al interior abrieron fuego y luego corrieron hacia un campo de maleza, desde donde siguieron disparando.

El enfrentamiento terminó con cinco civiles abatidos, varios de ellos vestían ropa militar y tenían los rostros cubiertos con pasamontañas. Las autoridades no aclararon cuántos tiradores del cártel escaparon.

También se logró asegurar cinco armas largas y una camioneta tipo Pick Up, que fueron puestas a disposición del Ministerio Público Federal, mientras que los cuerpos de los cinco pistoleros fueron trasladados para la autopsia de rigor.

Desde hace un par de años integrantes del Cártel del Noreste, una escisión de Los Zetas, y del Cártel del Golfo, pelean por el control de esa zona clave para el tráfico de drogas y migrantes.

El Cártel del Noreste tiene su bastión en la localidad fronteriza de Nuevo Laredo pero se ha ido extendiendo hacia el noreste de Tamaulipas con la intención de llegar hasta la ciudad de Reynosa, que fue escenario hace 11 días de violentos ataques que dejaron 19 fallecidos, entre ellos 15 civiles y cuatro presuntos delincuentes.

Las investigaciones preliminares de la fiscalía estatal revelaron que los ataques esa ciudad fronteriza habrían sido ejecutados por miembros de los Ciclones y los Escorpiones, facciones de Cartel del Golfo, con la finalidad de generar terror entre la población y tomar el control de la ciudad fronteriza donde operan los Metros, otra división del grupo.

Raymundo Ramos, del Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, puso en duda estas versiones y denunció que al menos dos de los arrestados, Ramiro Licea y Alfonso Margarito Aguilar, habían sido reportados como desaparecidos antes de los ataques de Reynosa, por lo que podrían estar siendo usados como chivos expiatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *