Tiempos de Guerra

Por: Chano Rangel

El enojo del presidente.

-El presidente al acecho de la clase media

-Más dinero a la clientela electoral.

Se equivoca el presidente en sus aseveraciones, la galvanización del presidente con la clase baja y los adultos mayores, no contempla la meta de reducir la pobreza, si no la de abultar el padrón electoral y el clientelismo político. El anuncio hecho del aumento de pensiones para adultos mayores, al doble de lo que actualmente se ejerce, es de ir pasaría de 2200 a 40 mil, es un populismo claro y preciso, el dinero de los impuestos, del fondo de estabilización y de remanentes del petróleo, se están yendo al caño.

Es también un error, la polarización social, el ataque frontal a la clase media mexicana, es un sinónimo de desesperación del mandatario, esa población clase mediera, le dio su confianza en 2018 y por eso pudo ganar una elección presidencial por fin, pero ese voto, en esta elección intermedia le arrebató la mitad de la Ciudad de México, y prácticamente todo el Estado de México, muestra clara de un hartazgo de la clase media mexicana.

Se equivoca el presidente López Obrador, al manifestar su repudio a esta clase pensante, con licenciatura, maestría, dueños de pequeños negocios, de comercios, de Pymes y empresas de todo tipo, con solo unos cuantos empleados, pero que son en sí, los que representan el 75% u 80% de los empleos que se generan en el país, si efectivamente en ese índice poblacional, esta el 39% de la población Mexicana, y el 28% de la clase rural, datos más recientes del INEGI, al presidente le da tirria la población pensante y letrada, porque son estos los que generan los contrapesos sociales.

Las declaraciones del presidente, dan al dedillo con lo publicado por la revista británica The Economist, sobre el falso mecías, justo días

después de la visita de Kamala Harris, vicepresidente de los Estados Unidos, y donde la plática fue áspera y dura, es por eso que el presidente Obrador, hizo poca referencia al tema, mejor prefirió atacar a los de clase media, distraer a los pensantes y animar a los aplausos chairos.

Se equivoca el presidente al culpar a la clase media de no votar por él, en esta elección del 2021, su argumentación es antagónica a la sociedad productiva de México, su discurso de división, no tiene ni pies ni cabeza, solo sembrar el odio y la fragmentación social, tan recurrente en regímenes autoritarios y populistas. El camino ya se conoce, y la las urnas, los resultados del 6 de junio, es quizá lo que tanto enardeció al ejecutivo, donde el voto ciudadano le dio mayoría, pero se garantizó, no hacer cambios constitucionales, que llevarían a México, a una catástrofe económica y social.

El enojo del presidente es quizá, porque en el 2018, obtuvo 33 millones de votos, y en el 2021, solo 14 millones, una pérdida de más de la mitad de los sufragios; producto de los desaciertos de su política de gobierno incierto y errático. El ataque sus adversarios, la polarización política, y no tener un plan de gobierno que dé resultados, tarde o temprano se cobra en las urnas, lo que ocurrió el 6 de junio. No se puede salir con el discurso del odio, simplemente por no pensar igual.

Se equivocó señor presidente, la clase media no tiene la culpa de su política populista y sin resultados, la clase media piensa y analiza, quizá eso no le guste, sin embargo, esa misma clase es la que lo llevó a ser presidente, pero ahora los ataca, por coraje post electoral.

Por cierto, yo también vote por usted en 2018, y sus políticas, no han sido las esperadas, el país no camina, y por eso ya no vote por su proyecto transformador. Pero aún le quedan 3 años de gobierno, poco tiempo para hacer mucho, pero mucho tiempo para no hacer nada.

Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

Se han concluido con prácticamente todos los conteos de votos post

electorales, y queda claro que el PAN, gobernara la mayoría de los municipios, pero no a la mayoría de la población, esto en el ámbito local, se han entregados las actas en Nuevo Laredo a Carmen Lilia Canturosas, como alcaldesa electa, en Reynosa a Carlos Peña Ortiz (aunque aquí es un caso atípico) en Río Bravo, a Héctor Villegas (el calabazo) y en Matamoros a Mario López, consolidando en 2 a 1 en las urnas los votos en la heroica Matamoros.

Mario López (la borrega) es el alcalde y candidato con el margen más amplio de votación este 6 de junio, su triunfo fue de 2 a 1, sobre el partido Acción Nacional, y de paso sepultó las aspiraciones de Chito García de convertirse en jefe político de Matamoros. El triunfo del profe, fue apabullante, más de 102 mil votos en de mayor contundencia en Tamaulipas, hecho que lo coloca de bote pronto en la terna para la sucesión gubernamental.

La consolidación de la Borrega, hizo que Morena, ganará los 3 distritos electorales locales, la diputación federal, y la aportación para que el candidato del distrito III, también ganará la elección, además de aportar al distrito 9 local, una cantidad de votos, para llevarse el triunfo.

Además de perder la capital Victoria, las dos diputaciones locales y la alcaldía de Altamira y Ciudad Madero, que continuará en manos morenitas. Al recuento de los votos, el PAN, gobernara 29 alcaldías, y quizá la perdida mayor fue la del congreso local, que si bien no habrá mayorías absolutas, si tendrá Morena, el peso suficiente para manejar la junta de coordinación política.

chanorangel@live.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *